Bienvenidos a Castellón

La provincia de Castellón tiene una población de derecho de 582.327 habitantes a 1 de Enero de 2015 que representa el 11’69% de la población de la Comunidad Autónoma Valenciana de la que forma parte y el 1’25% de la población española.

Tiene una extensión que alcanza los 6.631’8 kilómetros cuadrados que supone el 1’3% del total español y una densidad de 87’81 habitantes por kilómetro cuadrado, siendo la media española de 93’42 habitantes/Km2.

Es una de las tres provincias que forman la Comunidad Valenciana, la segunda en valor de lo exportado en 2014 y la tercera en tasa de paro, también en 2015.

De los 135 municipios que forman la provincia de Castellón, en estos momentos, la mayor parte de sus habitantes se concentra en una quincena y solamente la capital, Castellón de la Plana reúne aproximadamente el 30% de la misma.

Es una provincia costera, bañada por el Mediterráneo en sus 112 kilómetros de costa, generalmente arenosa y que fomenta la actividad turística, pero con un interior montañoso, con alturas no excesivamente importantes, aunque se encuentra el pico más elevado de la Comunidad Valenciana, que permite el desarrollo de un creciente turismo rural.

Dos palabras definen todavía de forma bastante acertada la economía de la provincia de Castellón: naranjas y azulejos.

La primera es sinónimo de apertura al exterior y de venta en diferentes mercados europeos desde la segunda mitad del siglo diecinueve.

La segunda evoca la lucha por la calidad, el diseño y la tecnología que ha permitido situar a España como segundo productor europeo tras Italia y séptimo mundial en 2010.

Pero, cada vez más esas dos palabras precisan de otra, sector servicios, que adquiere una creciente relevancia y que se sitúa ya como el primer gran sector de la economía castellonense; la actividad comercial, la turística, los transportes y la actividad inmobiliaria son sus principales subsectores.

Castellón es el destino idóneo para celebración de eventos de congresos, contando con infraestructuras de primer orden, combinándose perfectamente los negocios con el ocio y donde la oferta turística de nuestras playas junto con sus encantadores pueblos de interior se fusionan hacen más atractiva cualquier visita de negocios o de ocio.